COLECCIÓN COSECHA PROPIA

¿DÓNDE ESTÁ

TU NUBE?

David Fernández

Santiago Verdugo

13,95 

MALINA

PIES FRÍOS

David Fernández

Alicia Borges

13,95 

Coda y su mama son dos adorables osos polares. Su bonito pelaje blanco les permite ser casi invisibles en la nieve del Ártico. Sin embargo, Boba el cazador conoce su punto débil: sus naricillas negras se ven desde la lejanía. ¿Cómo podrán Coda y su mamá despistar al cazador?

LA SEMILLA

PERFECTA

Íñigo Montoya

Marina Eiro

14,90 

Coda y su mama son dos adorables osos polares. Su bonito pelaje blanco les permite ser casi invisibles en la nieve del Ártico. Sin embargo, Boba el cazador conoce su punto débil: sus naricillas negras se ven desde la lejanía. ¿Cómo podrán Coda y su mamá despistar al cazador?
El libro perfecto para un día de lluvia (obviamente) pero también para una clase de arte o para una tarde tranquila y silenciosa. Sus ilustraciones nos dejarán como el propio libro, sin palabras. Muestran la travesía del paraguas amarillo, y de la niña que lo lleva a su colegio. El libro viene acompañado de un CD con música de piano que evoca la lluvia y las sensaciones que despiertan las imágenes. Conectando música y arte, trascendiendo el lenguaje y las barreras culturales.
Coda y su mama son dos adorables osos polares. Su bonito pelaje blanco les permite ser casi invisibles en la nieve del Ártico. Sin embargo, Boba el cazador conoce su punto débil: sus naricillas negras se ven desde la lejanía. ¿Cómo podrán Coda y su mamá despistar al cazador?
Cuando alguien se encontraba con Junko Tabei por primera vez, no podía evitar mirarla varias veces de arriba a abajo... Medía metro y medio, y no pesaba más de cincuenta kilos. ¿Cómo podía ser la primera mujer en haber coronado el monte Everest? Ella se reía de la confusión. Junko explicaba que el físico o la técnica no la llevaron al techo del mundo, sino que fue su determinación lo que la impulsó a la cima, y esa fuerza imparable nace del corazón. Intrépidas recupera los viajes de 25 mujeres exploradoras, muchas de ellas olvidadas con el transcurso de los años. Siguiendo sus pasos aprenderemos cómo superaron sus miedos, cómo consiguieron subir las montañas más altas, recorrer el mundo a pie, en bicicleta, viajar al espacio, volar cruzando océanos y continentes, sobrevivir en el desierto o bajar a lo más profundo del mar? Algunas llegaron a su meta y otras no, pero lo importante es el camino que recorrieron y cómo su viaje las cambió para siempre.
La versión china de Caperucita Roja

La naturaleza nunca tiene prisa, sin embargo, todo lo consigue  Lao Tse